Saltar al contenido
Mi Adicción

Genética del Alcoholismo -¿El Alcoholismo es Hereditario?

genética del alcoholismo

La Genética del Alcoholismo

¿El alcoholismo es hereditario? – Varios estudios científicos han demostrado una relación entre la genética y el alcoholismo. El Estudio de Colaboración sobre la Genética del Alcoholismo (COGA), patrocinado por el Instituto Nacional de Alcoholismo y Abuso de Alcohol (NIAAA) y la iniciativa de investigación para financiar lo más actualizado acerca de la relación que guardan los genes y el alcohol.La evidencia cita el convencimiento de que el alcoholismo aparece con mayor incidencia  en  familias donde existen miembros adictos a la sustancia.

El estudio señala que los hijos de padres alcohólicos, especialmente los hijos de alcohólicos tienen de cuatro a nueve veces más probabilidades de tener problemas de alcohol que los hijos de padres no alcohólicos.

¿Cómo prevenir el alcoholismo en jóvenes? >>

La naturaleza innata del alcoholismo se indica por el hecho de que los hijos nacidos de padres alcohólicos, aún siendo adoptados y criados por  padres no alcohólicos, siguen teniendo un alto riesgo de alcoholismo.

También aquellos  niños nacidos de padres no alcohólicos y  que han sido adoptados y criados por padres alcohólicos, no corren un alto riesgo de desarrollar la enfermedad.

El mismo estudio hace hincapié en que los que son vulnerables por su historial familiar de alcoholismo no son completamente impotentes para evitar que la enfermedad llegue a su fin. Las personas con una predisposición genética al alcoholismo pueden empezar a evitar la enfermedad  manteniéndose alejados del alcohol.

genética del alcoholismo

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) dicen que las investigaciones demuestran que el riesgo de alcoholismo es mayor entre las personas que empiezan a beber a una edad temprana, quizás como resultado de factores tanto sociales como genéticos.

Como adultos, estos individuos deben vigilar de cerca su consumo de alcohol o           abstenerse de beber por completo.

Genética del alcoholismo y prevención

El NIH recomienda mantener informados a los profesionales de la salud sobre los antecedentes familiares para que puedan vigilar de cerca a los pacientes y ayudarles a evitar problemas con el alcohol.

Es importante recordar que aunque el alcoholismo parece ser hereditario, no todos los hijos de alcohólicos desarrollan problemas con el alcohol.El estudio mencionado anteriormente también anima a los hijos de alcohólicos a involucrarse en la investigación en curso sobre el alcoholismo y la genética del alcoholismo si tienen la oportunidad.

El alcoholismo es hereditario para la mayoría de la gente pero a medida que continúan las investigaciones sobre el alcoholismo y la genética, hay cada vez más pruebas de que existe una marcada relación  entre ambos. En realidad,para el común de la gente resulta muy fácil pensar que los hijos de padres alcohólicos también tendrán problemas con la bebida. Aunque estos importantes estudios están arrojando luz sobre uno de los procesos de enfermedades más comunes en el mundo,  el abuso del alcohol, todavía necesita identificar con precisión el gen o la combinación de genes, que pueden ser la causa principal del problema .

genética del alcoholismo

Estos mismos estudios muestran que los aspectos de la composición genética no desempeñan de hecho un papel importante en el desarrollo de la enfermedad, cuando la composición genética está presente. En otras palabras, existe una conexión entre el alcoholismo y la genética. Lo que aún no se conoce con certeza es sólo la importancia del papel que juega la sucesión de una persona en la enfermedad. Quienes están haciendo sus propias investigaciones sobre este tema no deben preocuparse demasiado si los argumentos están en los estudios de conflicto. Todavía queda mucho trabajo por hacer en esta área.

Según la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente (AACAP), los hijos de alcohólicos tienen cuatro veces más riesgo de desarrollar un problema de alcoholismo que los hijos de no alcohólicos. Si bien esto puede ser una noticia sorprendente, hay que tener en cuenta que los factores ambientales también juegan un papel importante en la dependencia del alcohol.

Un ejemplo de ello se reveló en un estudio realizado en Suecia en el que se estudió a gemelos biológicos que fueron adoptados a una edad temprana, pero criados separados el uno del otro. En el caso de los niños que estuvieron expuestos al consumo de alcohol por su familia adoptiva, el impacto en sus problemas de desarrollo fue sólo ligeramente superior al de la población en general. Sin embargo, en el caso de los gemelos que tenían padres alcohólicos, la incidencia biológica de los problemas de consumo en la edad adulta fue significativamente mayor. Esto parece mostrar que hay una relación entre el alcoholismo y la genética.

Cabe señalar que el mero hecho de tener padres alcohólicos no significa que una persona esté condenada a una vida de abuso de sustancias. Si bien hay muchas pruebas de que existe una relación directa entre el alcoholismo y la genética, también hay pruebas de que las personas toman sus propias decisiones cuando se trata de este tema. Esto significa que, incluso aquellos sujetos que por herencia genética  llegaron al mundo con esa  anomalía pueden decidir si van a beber o no.

De acuerdo con el Dr. Enoch Gordis, director del Instituto Nacional de Abuso del Alcohol, encontrar estos genes en una persona no significa que la persona sea una causa perdida. «Estos genes presentan riesgo», dijo. «En riesgo» significa que el hijo de padres alcohólicos puede tener una mayor tolerancia a la sustancia que aquellos que no están en riesgo. Una mayor tolerancia puede significar a menudo que la persona necesitará beber más para alcanzar el mismo nivel que una persona sin el factor de riesgo. Este aumento del consumo puede provocar problemas de dependencia.

El hecho de estar «en riesgo» también puede estar relacionado con el hecho de tener un nivel de deseo de la sustancia más alto de lo normal. Muchos de los medicamentos que se utilizan actualmente para tratar este proceso de enfermedad tienen por objeto ayudar a la persona a controlar el deseo de la sustancia. Se cree que la reducción en el nivel de deseo conducirá a un menor consumo y la disminución en el mismo permitirá  limitar el consumo de la bebida y a recaídas.

El uso de la información que se está recopilando sobre los vínculos entre el alcoholismo y la genética del alcoholismo pueden permitir identificar a las personas que están «en riesgo» para que se puedan tomar medidas preventivas cuando son jóvenes y ayudarles a evitar futuros problemas con la bebida.